Y se hizo la magia

jueves, diciembre 17, 2020

Había sido un año diferente, más gris de lo habitual, pero con la Navidad, todo a alrededor recobró el colorido que tenía unos meses atrás.

El olor a chimenea por las calles, seleccionar minuciosamente los adornos del árbol, los escaparates decorados con ilusión y esmero…

Y ahí estaba, en una coqueta boutique del centro de la ciudad, envuelto en glitter, bordados y tul, el vestido ideal. Ese con el que todas hemos soñado al menos una vez en la vida.

Descubrió el vestido de sus sueños

Un vistazo al reloj, unos instantes de dubitación y… marcharse finalmente a casa: este mes eran muchos gastos: comidas, regalos, y con su pareja sin trabajo, la situación en casa no estaba tan bien como le gustaría. Pero que no hubiese pasado a probárselo no hacía que dejase de soñar con él.

Una noche, en una entretenida conversación durante la cena, afloró sin pretenderlo “el vestido”. Fue un comentario sin doble intención, y tal como llegó a la mesa, se marchó dejando tras de sí el sabor de un bonito recuerdo.

Al día siguiente, al ir a trabajar y  pasar por delante del sensacional escaparate el diseño ya no estaba. “No sería para mí”, resonaron las palabras de autoconvencimiento aunque con algo de decepción.

Lo que no podría imaginar es que aquella tarde, al llegar a casa, encontraría una preciosa caja bajo el árbol de Navidad, y eso que aún faltaba una semana para el 25 de diciembre. Aunque apenas había luz en la estancia ella lo identificó de inmediato: el color rosado, cada pequeño detalle cuidado con minuciosidad, la delicada escritura de  “Silvia Navarro”.

Y bajo el marco de la puerta estaba su pareja, mirándola con los ojos expectantes. Emocionada y con un brillo en la mirada que más parecía glitter que lágrimas, abrió con suavidad el estuche: primero la tapa, después el fino papel de seda, más tarde la funda de tela… y finalmente ahí estaba: el vestido con el que había soñado durante semanas.

Corrió al dormitorio a probárselo, le sentaba tal y como lo había imaginado. Estaba deslumbrante.

Y se hizo la magia…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies